Si

El Castillo del Collado

Hoy os voy a hablar de un lugar que no solo es inusual, es recóndito. Muy cerca de Santander, ocultas entre zarzas, braña y bosque, se esconden a la mirada de quien no conozca su situación, las ruinas del Castillo del Collado.

Mirador del Castillo del Collado
Mirador del Castillo del Collado

No es Cantabria, al igual gran parte del norte de España, tierra de grandes fortalezas y castillos, ya que no era zona fronteriza con los moros, como el resto del territorio más al sur, por lo que no eran tan necesarias. Lo que si abundaban eran las torres fortificadas, y los pequeños castillos enfocados al control de territorio y de caminos estratégicos.

Al igual que ocurrió en las vecinas Guipúzcoa y Vizcaya, y con el fin de frenar las guerras de banderías, tanto Enrique IV, como posteriormente los Reyes Católicos, ordenaron derribar gran parte de estos castillos, fortalezas y casas-torre que había en la región.

patio del castillo del Collado
El patio del castillo desde el mirador. Al fondo un árbol tapa la torre del homenaje

No sabemos si el Castillo del Collado fue demolido durante esa época, o si la edad le fue doblando la espalda y derribando sus piedras, pero es uno de los pocos que se conserva, de las más de dos docenas que poblaron los altozanos de Cantabria.

El Castillo del Collado está situado en Monte Collado

Es un pequeño cueto calcáreo, entre Escobedo y Camargo. Su estratégica situación, le permitía dominar el Valle de Camargo, y parte de la bahía de Santander.

Es una fortaleza altomedieval, construida entre los siglos IX y X. Es de forma trapezoidal, de unos 40 por 25 metros, con una superficie aproximada de 1.000 m2.

Como ya he comentado al principio, el castillo está en estado de ruina, pero consolidada. Aún se pueden apreciar los cimientos, el arranque de las murallas y la torre del homenaje, y restos de algunos edificios que conformaban la estructura del recinto.

Las murallas tienen unos 2 metros de anchura, y están realizadas con mampostería.

En el extremo, encaramada en una pequeña altura del terreno, están los restos de la torre del homenaje, construida con buenos bloques de piedra. En el otro extremo del castillo, hay un mirador de madera, elevado sobre el terreno, pero que no permite ver gran cosa, ya que los árboles de alrededor te tapan las vistas.

Torre del Castillo del Collado
La base de la torre, y unos paneles explicativos

Accedimos al castillo por un bonito sendero que discurre por la falda del monte, y que en apenas 10 mn. te lleva hasta la entrada del recinto. El camino se coge siguiendo una carretera que sale de la iglesia de San Pedro, en el barrio Monasterio. No tenéis que tener ningún problema para orientáros, ya que hay varios carteles indicadores. De todas maneras os dejo un track de Wikiloc, para despejar dudas.

Iglesia de San Pedro, en Escobedo, desde la que partió nuestra excursión.

https://es.wikiloc.com/rutas-a-pie/castillo-del-collado-34512222

TRACK DE WIKILOC QUE LLEVA HASTA EL CASTILLO

Para completar el rollo que os he metido, os contaré que cuando se hicieron las obras de consolidación y restauración del castillo, los arqueólogos encontraron multitud de materiales. A mi me da por imaginar las innumerables historias que esconden cada uno de esos objetos; Ollas lisas, estriadas y pintadas, jarras de boca trilobulada, puntas de saetas y dardos, una estatuilla de terracota y hasta un aplique o bocado de bronce, chapado en oro. A todo esto hay que unir restos de la vida más cotidiana, como pueden ser flautas de hueso, cuchillos, restos de las comidas que realizaban sus moradores, y un mortero.

También me encontré algún fantasma, que debía de ser un antepasado… se me parecía mucho.

En resumen, es el mejor yacimiento altomedieval de la región. Un filón para los arqueólogos y estudiosos de nuestro pasado.

Belén y Rafa señalando la subida por el monte de eucaliptos

Es una visita cortita, cerca de Santander, que se puede complementar, si tenéis tiempo, con la visita a la cueva del Pendo, o a las cercanas bodegas del mismo nombre. Añadiré que es una excursión perfecta para ir con los más pequeños, ya que el camino es muy llevadero, y los niños lo van a pasar en grande jugando entre las ruinas a caballeros, princesas y dragones. Espero que mi amigo Oscar, de la extraordinaria web Cantabria con Niños, lo visite en cuanto pueda, y confirme que es un lugar idóneo para todos los públicos. En cuestión de recomendaciones para toda la familia, su palabra para mi es ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.