Palacio de Pronillo – Palacio de Riva Herrera

El otro día estaba con unos amigos de Santander, y les enseñé las fotos que había hecho del palacio de Pronillo. Prácticamente todos se quedaron sorprendidos al ver el buen estado en el que se encuentra.

Pero empecemos por el principio, como debe de ser. La popularmente llamada Torre de Pronillo, ya que se encuentra enclavada en ese barrio, en realidad se llama Palacio de Riva-Herrera.

Entrada del palacio de Pronillo

A la construcción original, una torre de la edad media, se añadieron en el siglo XVI una casa señorial, una torre señera, una capilla, un patio de armas y una portalada con reloj de de sol.

Antes de la remodelación, además de la torre, parece ser que había una ferrería, propiedad de la familia Riva-Herrera. 

Cartel Palacio de Pronillo

Estaba la torre fuera de las murallas de la villa, situada estratégicamente en un altozano, desde el que se podía dominar a golpe vista los accesos a Santander, tanto por mar como por tierra. También conectaba visualmente con otras torres propiedad de la familia, como la que tenían  en Peñacastillo.

De simple torre defensiva, y de la mano de Fernando de la Riva Herrera y González Cossio, subió al escalafón de palacio residencial.

Estamos en el renacimiento, y la pujante actividad mercantil de Santander, demanda unos aposentos adecuados a la época, más que una rústica construcción militar. Es entonces cuando se abren en la torre los ventanales, las esquineras, se construye el cuerpo principal, de dos pisos, con fachada abierta mediante un pórtico de dos arcos, la capilla y se cierra la propiedad con unos imponentes muros.

Tal y como dice la ficha descriptiva del palacio “La obra del palacio ha de relacionarse, por su estilo, con el foco renacentista burgalés y, posiblemente, con arquitectos como Simón de Bueras o Lope García de Arredondo, autor este último del Ayuntamiento de Laredo”

Entre sus paredes han sucedido historias que darían para llenar varios libros.

Y entre muchos hechos importantes, el palacio fue  testigo de la firma de la rendición de Santander a los  invasores franceses durante la Guerra de la Independencia.

Hasta hace relativamente poco, el palacio estaba en ruinas, e iban a derribarlo para construir unas viviendas. Por suerte, gracias al empuje de la Dra. María Ealo de Sá, en 1978, el palacio fue declarado Monumento Nacional , lo que paralizó el derribo y evitó el desastre que su desaparición hubiera supuesto para la ciudad. En estos momentos el palacio es la sede de la Fundación Santander Creativa.

2 comentarios

  1. Muchas gracias Moncho por mencionar la labor de mi madre , era yo pequeña y fue una lucha para que no lo derribaran y lo consiguió cuando ya las máquinas iban à demolerlo para construir viviendas.

    1. Author

      Carmen, me hace mucha ilusión que hayas leído la mención a tu madre… Todos los santanderinos, y cántabros en general, tenemos que estar agradecidos a su labor. No veas la cantidad de gente que me ha comentado en la calle que no sabían que el palacio estuviera en tan buenas condiciones, y que les ha encantado leerlo. Y eso, por encima todo, se lo debemos a ella. Un cordial saludo y gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.