Home Arqueología Las termas romanas de Parayas en Maliaño
Las termas romanas de Parayas en Maliaño

Las termas romanas de Parayas en Maliaño

0
0

Hemos visitado las Termas romanas de Parayas.

Comenzamos nuestra aventura con Cantabria Inusual, apostando por realizar una visita cercana a Santander: las termas romanas de Parayas, en el vecino pueblo de Maliaño.

A pesar de encontrarse a escasos minutos del centro de Santander, junto al aeropuerto Severiano Ballesteros, pocos saben de la existencia del conjunto termal romano. Está localizado en el interior del cementerio de Maliaño.

Escogimos con toda seguridad el peor día del año; muchísimo viento, temperaturas cercanas a los 0º, lluvia intensa y granizo…., pero nada de ello nos amedrentó.

En cualquier caso, debemos indicar que el yacimiento arqueológico de las termas romanas de Parayas se encuentra perfectamente acondicionado para su visita, contando con pasarelas sobre las ruinas, y estando cubierto por una tejavana, lo que permite visitarlo sin importar las condiciones climatológicas.

El yacimiento fue descubierto sobre 1951, al encontrar unas “tegulas” romanas (tejas), coincidiendo con la construcción del aeropuerto.

Cuenta con paneles explicativos e imágenes que ayudarán a la comprensión de la visita. El cementerio  se encuentra abierto todo el día, lo cual permite la visita en cualquier momento..

Las termas romanas de Parayas, fueron declaradas Bien de Interés Cultural en 2002 y no fue hasta la remodelación del cementerio, entre 1995 y 1998, que no se pusieron al descubierto las estructuras y se dieron cuenta de la importancia de estas.

Cronológicamente, las termas constan de varios edificios datados desde principios del S. I dC hasta el S. IV. Además, podemos observar un asentamiento medieval: la iglesia románica de San Sebastián, del S XII, con una necrópolis medieval de tumbas de laja a su alrededor. Hay también varias tumbas de fosa datadas a final del S XV.

Se han encontrado restos líticos del Paleolítico inferior. Esto indica que el enclave fue utilizado desde los orígenes del poblamiento cántabro.

Después de esta interesante visita,  nos fuimos a reponer fuerzas a la casa de comidas El Bosque, donde Miguel nos trató cuales nobles romanos. Es un lugar muy recomendable; cocina de mercado, trato muy cercano, un estupendo jardín, del que se puede disfrutar cuando el tiempo lo permite… En el restaurante tuvimos la oportunidad de probar unos quesos de la empresa Quesoba, cuyos dueños nos acompañaron a la excursión. Os los recomendamos.

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

Si te ha gustado está entrada de nuestra página, ayúdanos a compartirla y dale al botón de abajo o al del costado para publicarla en tu perfil. Así otros podrán disfrutar de ella. Gracias. La sección para comentar está al final de la página. Es muy sencillo, no te pedimos que te registres y te agradecemos cualquier comentario.

Deja tu comentario en la entrada. Gracias